20 ago. 2013

BIEG GRANIA TATR


POLONIA: 17  AGOSTO 2013

Unas veces porque te pasas la mayor parte del tiempo surfeando por internet, otras veces porque cuando vas a correr al extranjero conoces a más gente, el caso es que así es como terminas enterándote de que existen nuevas e interesantes carreras en otros países.

Había estado en el año 2010 en Polonia con mi amigo Pablo Criado re-corriendo los Tatras, tanto los Altos Tatras como los Tatras del Oeste. Salimos de Zdiar (Eslovaquia) y acabamos en Zuberec (Eslovaquia). La ruta transcurre prácticamente por la misma frontera entre los dos países, Polonia y Eslovaquia.  Una ruta que nos llevó algo más de 33 horas. También me viene a mi mente como conocí aquí a Manoli, otra aventurera…
El caso es que este año me enteré que organizaban por primera vez una carrera aquí. Me gustó tanto la zona que no me lo pensé mucho y decidí venir a correr. En un principio la carrera estaba programada para junio, pero por problemas burocráticos con el Parque Nacional se tuvo que posponer hasta agosto. Por lo visto, y como pude comprobar, también ponen trabas absurdas en otros países a la hora de organizar un evento como este. Ya os contaré.
Este es el recorrido virtual de la carrera:
La organización me había ofrecido varias alternativas para alojarme y finalmente me decidí por un Pokoje (lo más parecido a una casa rural, pero a lo grande). Son casas inmensas destinadas al turismo. La que yo elegí estaba hacia el norte de la ciudad de Zakopane, aislada, muy tranquila y muy cerca del centro (a diez minutos andando) y muy cerca de la montaña (a otros diez minutos andando desde donde ya se puede empezar a hacer montaña por preciosas sendas). Por si a alguien le interesa esta esta su dirección: http://www.wojciechowo.pl/index_en.php (25 euros/por noche (110 polish zlotys), desayuno incluido). Yo quedé encantado, sobre todo, si lo que buscas es tranquilidad.

Me fui el miércoles por la mañana en avión desde Madrid a Cracovia. Algo más de tres horas de vuelo. Desde el aeropuerto de Cracovia es fácil llegar al centro, bien en bus, bien en tren. Lo mejor y más rápido es el tren que te lleva en 20 minutos por 12 zlotys y está a cinco minutos andando desde el aeropuerto.  La estación del tren y la de autobuses están una al lado de la otra. Sólo tienes que pasar por un túnel y ya está. En la estación de buses preguntas por el que va a Zakopane (hay a muchas horas) te subes al bus y listo. El billete cuesta 20 zlotys y tarda unas dos horas y media en llegar desde Cracovia hasta Zakopane. En Zakopane puedes coger un taxi, un bus o ir andando, depende la distancia a la que esté el hotel o las ganas que tengas de andar. Como a mí me gusta mover las piernas y para estirarlas después del viaje en avión y del bus, y que además llevaba una pequeña mochila, me fui andando. Veinte minutos me llevó llegar a mi “hotel”. Una vuelta por la ciudad, una cena en una trattoria y a dormir.

El jueves me levanté, ojeé el mapa de la carrera y decidí hacer un entrenamiento por los últimos kilómetros por donde transcurre la carrera. Me fui andando hasta donde empieza la senda verde (diez minutos exactos. En esta zona las sendas están marcadas en colores. Por cierto muy bien marcadas. Con un simple mapa puedes hacer cualquier ruta sin problemas) y empecé a correr. Este primer tramo no forma parte de la carrera. Subí al pico Nosal y bajé (unos 2km). Cuando acaba la bajada, si que es cuando enlazo ya con la ruta de la carrera y empieza una senda amarilla. El recorrido es muy guapo y técnico. Así estoy durante algo más de 2 horas, regresando por el mismo trayecto, que es el sentido de la carrera.

Por la noche me fui a cenar a una pizzería. Unos spaguettis con ensalada….joder, no sé si sería la crema o que coños fue, el que caso es que mi estómago se convirtió en una hormigonera. Vaya diarrea que agarré, lo que me faltaba. El viernes a beber y beber para reponer. Me fui a comer a otro sitio y pedí pasta con algo de carne para meter un poco de proteína y no miré nada más, sólo ví que ponía pasta with chicken y a comer. En cuanto puse el primer bocado en la boca……joerrrrr, eso era fuego. Hala, por listo y no mirar el resto de los ingredientes. Mucho ajo y mucho chilli, como picaba, lo ideal para mi estómago. Por la tarde fui a recoger el dorsal, la charla técnica (en polacoJJJ); por suerte las chicas de la organización se portaron de maravilla y me aclararon alguna duda. La organización estuvo genial. Explicó con todo lujo de detalles todos los pormenores de la carrera. El máximo de corredores se limitó a 250. Creo que hubo otros tantos o más en lista de espera. La carrera estuvo muy bien marcada, con gente de la organización en todos los cruces. Era casi imposible perderse. El recorrido fue aproximadamente de unos 70 km con unos cinco mil metros acumulados. (a mi me parecieron el dobleJ). Una carrera muy, muy técnica, con muchas subidas y bajadas, algunas muy duras y con mucho desnivel y creo que debí pisar unos veinticinco millones de piedras. La organización dispuso de tres avituallamientos, dos sólidos y uno más líquido. El primero en el refugio de Ornak (aprox. Km 26), otro en Gasienicowa (aprox. Km 43) y uno último sólo líquido en Dolina Biatki (aprox. Km 56), por lo que había que gestionar muy bien la comida y sobretodo el agua, ya que además no hay arroyos o fuentes de los que puedas coger, salvo a partir del segundo avituallamiento que en algún tramo si podemos coger agua de arroyos.

Éramos corredores  de varios países: Polonia, República Checa, Eslovaquia, Lituania,…
Y el sábado empezaba la carrera a las 4 de la mañana. Pero como comenté al principio, el Parque puso unas condiciones y una de ellas era que no podíamos salir todos juntos (a ver si un día alguien me explica estas decisiones, lo mismo que restringir a X corredores una carrera, cuando luego ves 40 autobuses o incluso más llevando gente a esos mismo lugares. Pues aquí es parecido. Tiene teleféricos que llevan a cientos y cientos de personas a algunas cumbres por donde pasa la carrera, pero luego no pueden pasar X corredores que además pasarán de uno en uno o como mucho algún grupito de tres, manda huevos!!!). El caso es que tuvimos que salir en grupos de 50 cada diez minutos y a mí me tocó en el último grupo a las 4:40 horas de la madrugada. Es una incertidumbre, pues no sabes si adelante va gente fuerte o no, aunque parece que la organización trató de poner a los “gallos” los últimos
La salida es desde Siwa Polana por lo que te trasladan en autobús desde Zakopane hasta la salida. El trayecto es corto, unos quince minutos. Hay un control de material y listos para salir.
Los primeros cuatro kilómetros son por una pista (verde) ligeramente picando hacia arriba, pero en cuanto acaba la pista se gira a la derecha por una senda (amarilla) con mucha pendiente y bastante técnica. Lo bueno es que amanece enseguida. A las cinco y media ya se puede ir sin frontal. Pero eso no hace que la subida se suavice. Enseguida llegamos al primer pico, el Grzes (km 10) que ya es frontera con Eslovaquia. Se baja un poco, pero esto sigue picando para arriba, siempre siguiendo ahora la senda roja que separa Polonia de Eslovaquia. Son subidas duras y técnicas, con mucha, pero mucha piedra, tanto a las subidas como a las bajadas. Este tramo transcurre durante unos 8 km, que ponen a prueba tus cuádriceps, así hasta llegar al pico más alto de la prueba, el Starorobocianski Wierch ((2172m). Desde aquí empieza una bajada, senda verde, engañosa, pues te meten unos repechos que te dan la risa…, pero bueno al final se termina bajando por una senda que te saca los cuádriceps de su sitio hasta llegar al primer avituallamiento en el refugio de Hala Hornak.

 La verdad es que no sé en qué posición voy, creo que no voy mal, pero con esa salida no tengo ni idea, aunque me importa un carajo. Me está gustando el recorrido de esta carrera donde no te da un respiro el recorrido. Ahora comienza otra dura subida que te lleva de nuevo a la frontera polaco-eslovaca. Aquí volvemos a tener una sucesión de picos con continuas subidas y bajadas por sendas pedregosas, algunas muy duras, así hasta empezar otro fuerte descenso, muy técnico,  hasta el segundo avituallamiento. Reponemos algo de fuerzas y ahora toca subir de nuevo. Poco a poco vamos cogiendo altura y de pronto nos encontramos con impresionante muro. Vaya subida!!!. La subida al pico Krzyzne es durísima y con calor, ni te cuento. Te dejas todo en la subida, es impresionante. Y por fin llegas a la cumbre. Y crees que ya ha acabado todo. Ja. Ahora empieza la bajada. Ya nos habían advertido en la charla, que era muy técnica y peligrosa. Pues no se equivocaban. Aquí te la juegas. Es una gozada bajar por esta senda, con ese desnivel, con esas rocas y piedras, ahora bien, como te caigas, algún hueso lo va a lamentar.

 Después la bajada se suaviza y traza una diagonal que nos lleva hasta unos lagos (Dolina Pieciu Stawow Polskich), la bajada desde aquí se acentúa un poco más hasta llegar a un camino-senda pedregoso que nos lleva al último avituallamiento líquido. Aquí tenemos que hacer unos 500 metros de asfalto para luego girar a la izquierda y meternos en una senda boscosa, pero siempre con piedras. Este tramo se me hizo eterno. Ya no hay subidas, ni bajadas tan duras, pero sí esos repechos que hacen daño. Tuve un desfallecimiento, probablemente por no haber comido nada. Creía que podía aguantar sin comer. Al final me comí una barrita y empecé a recuperar poco a poco el ritmo. Aquí también me entero que voy segundo y el tercero muy cerca detrás. Quizás, también motivado por esta situación, empiezo a recuperar más fuerzas. Aún queda un duro repecho, pero este tramo ya lo conozco por haberlo hecho dos días antes. Llegado al último collado sólo queda poco más de un kilómetro de bajada por un camino muy pedregoso (parecido a la senda del Caoru, para los que hayan hecho La Travesera, pero todavía con más piedras y más desnivel) y por fin llego a meta,  situada en Kuznice,en segunda posición, tras 9 horas y 49 minutos.


Resumiendo, una carrera preciosa, espectacular, con todos los ingredientes para sufrir y disfrutar a la vez, totalmente recomendable y que no os va a defraudar. Además no sale tan caro (avión+inscripción+hotel 4 días=287€). La organización fue prácticamente perfecta. Muy buena información, muy bien marcada la carrera y buena atención a los corredores. Animaros para el próximo año.
Este es el vídeo de la carrera, que aunque no se ve lo más espectacular, si te puedes hacer una idea:



2 ago. 2013

CARRERAS...DE MONTAÑA...PARA TODOS?


A raíz de los últimos acontecimientos que están ocurriendo en las carreras, especialmente en las ultras, véase el caso de Cavalls, Andorra o últimamente el Aneto, yo también quiero dar mi opinión. He estado leyendo estos días diversos blogs y comentarios de gente que corrió el Aneto, así como también he hablado personalmente con algunos corredores, alguno acabó y alguno se retiró. No voy a entrar en si hubo fallos ajenos al recorrido, que parece ser los hubo, pues como no corrí, tampoco tengo la información suficiente para opinar sobre ese aspecto. Sí que me leí el reglamento, pues estuve a punto de ir, pero después de más de un mes de competiciones y viajes no me apetecía darme una pechada de 7 horas en coche.
 Pero sí puedo hablar de la carrera, del recorrido, no sólo de esta carrera, de este recorrido, sino de las carreras, especialmente de los recorridos, en general.
A ver señores. Cada organización diseña el recorrido que le de la real gana, con el reglamento que le de la real gana y lo publica en su web o dónde quiera. Y tú te apuntas si te da la real gana y te atienes a las consecuencias. Y si yo diseño una carrera y en el reglamento pongo que no se modifica el recorrido aunque haya un terremoto y tú te apuntas, pues ya sabes lo que te puede ocurrir.
Retirarte de una carrera no te hace ser menos que nadie. A nadie nos hace ninguna gracia retirarnos, pero, a veces, no queda más remedio.
Lo que creo que está ocurriendo es aquí se apunta cualquiera a un bombardero y luego pasa lo que pasa. Me parece que la casa no se empieza por el tejado. Estoy entrenando desde hace cuatro días y me apunto a un ultra. Estoy compitiendo desde hace años, pero sólo en asfalto y, como está de moda, pues también me apunto a un ultra de montaña,…pues toma castaña, majo.
A mí no me parece mal que sólo acabaran 17 en el Aneto. Vamos, ni mal ni bien. Y tampoco creo que sea culpa de la organización, repito, refiriéndome únicamente al trazado, la tormenta, la nieve o la biblia en verso. Es MONTAÑA, ALTA MONTAÑA, y como no se lo termine de meter la gente en la cabeza, seguirá habiendo debacles, algo que personalmente me importa un carajo. Yo puedo ir a una carrera y acabar sólo cinco o que participemos sólo doce.  Si la carrera me gusta, pues me apunto, pero antes me he leído el reglamento, me he informado del recorrido y del tiempo previsible, y si tengo dudas,  pregunto.
Dentro de quince días me voy a una carrera a Polonia. Se celebra en los Tatras. Ya tengo el material obligatorio seleccionado, el mapa de la carrera estudiado, los puntos más complicados requeteleídos y hasta me he mirado ya la previsión meteorológica, aunque aún sea demasiado pronto y que volveré a ojear dos días antes.
A pesar de todo, de toda la información almacenada, la carrera va a depender única y exclusivamente de mí.
No entiendo nada, esta viñeta de El Perich me parece que refleja lo que yo pienso que está ocurriendo, no sólo en la sociedad, sino también en este tipo de carreras.





Quiero creer que los corredores no somos lelos, que tenemos capacidad para pensar por nosotros mismos, para decidir por nosotros mismos. Si no nos vemos capacitados para una carrera de este tipo, si nos encontramos con algún tramo que es superior a nuestras posibilidades, a nuestras capacidades o a nuestro nivel, coño, pues no me imagino a que esperes y venga alguien de la organización a decirte que no puedes pasar. Qué pasa, que no lo sabes por ti mismo. Qué pasa, que si ves que de pronto baja un torrente de agua y te puede arrastrar no sabes lo que tienes que hacer. Que hay una tormenta…, ocurra lo que ocurra la última palabra es tuya y la responsabilidad es sólo tuya. Tú decides continuar o parar. Y si tú no lo sabes, y si no eres capaz de tomar esta decisión, entonces es mejor que te dediques a la petanca.