22 oct. 2009

Mi carrera en la JUNGLE 2009


JUNGLE MARATHON: 10/10/2009 A 17/10/2009

El sábado día 10 pasamos todos los corredores las pertinentes revisiones médicas y de material obligatorio necesario para afrontar esta prueba. Personalmente me hicieron tres revisiones de material el mismo día para que no me faltase nada, aunque la verdadera causa era que no llevara menos peso que el resto de los corredores.
Un oficial de la selva nos da una charla técnica sobre supervivencia en la selva y de todo lo que nos podemos encontrar a lo largo del recorrido (serpientes, mosquitos, arañas, jaguares, pirañas, peces raya, etc, etc además de las plantas venenosas y otras que no lo son pero que hacen mucho daño). Esto para irnos metiendo el miedo en el cuerpo. Este día ya una persona tuvo un desfallecimiento por el calor.
A la prueba nos presentamos casi 130 corredores de varios paises.
NOTA: La organización va a hacer dos clasficaciones: una para brasileños de la zona y otra para el resto de la gente, debido a que los lugareños conocen el lugar y los atajos, algo que utilizaron a lo largo de toda la carrera, además de no llevar el material obligatorio.
1ª ETAPA: ITAPUAMA- DOÑA IRENE: 15,43 KM
Esta primera etapa que parece corta, fue exigente porque acumulaba desniveles con agua, barro y fango, además del sempiterno calor y humedad que tuvimos todos los días. Temperaturas de más de 35 grados y humedad de casi el 100 por 100. Gana el surafricano Ryan Sandes con un tiempo de 2h 50’.

Hoy tuvieron que evacuar a tres personas, dos muy graves y curiosamente por dos causas antagónicas: una por desihadratación y la otra por exceso de sales. Creo que la organización se sobrepasó al “obligar” a llevar tantas pastillas de sal e insistir en beber tanta agua con sal. El caso es que este chico estuvo muy grave y dio la casualidad que estaba a mi lado en la hamaca cuando empezó a tener espasmos en los pies (la verdad es que me acojonó cuando lo vi como se movía).
2ª ETAPA: DOÑA IRENE-PARAISO: 22,04 KM
Después de los incidentes de ayer, la organización decidió recortar esta etapa y quitarle las partes más duras del recorrido. Hoy hemos tenido mucho barro y manglares en los que te hundías hasta el pecho. Se hace difícil correr, pero está siendo “divertido”. Lo que menos me está divirtiendo son las hormigas. No puedo apoyar las manos en ningún sitio porque al momento las tienes por todo el cuerpo. No se cuantas me han mordido ya.
Hoy ha vuelto a haber más casos de deshidratación aunque no tan graves, pero el equipo médico está teniendo mucho trabajo.
3ª ETAPA: PARAISO-PINI: 37,62 KM
Tiene algunos desniveles, pero muy suaves. Eso sí, hay que cruzar algunos ríos. El resto de la etapa es llana con muchos zigzagueos en medio de la selva. Hoy he tenido un accidente (no es que los demás días no los tuviera, pero hoy ha sido peor). Nos caemos mucho por la cantidad de ramas, árboles y troncos que hay en el suelo, pero esta vez una rama se clavó en mi tibia izquierda y me ha hecho mucho daño. Me permite seguir corriendo pero en terrenos más compactos duele y no puedo apoyar bien el pie.
Hoy también alguien ha visto a algún jaguar (seguro que fue el que me pasó como una bala!!!).
La organización nos hace firmar otro documento para evitarles problemas debido otra vez a más casos de deshidratación que están ocurriendo y que pueden causarles algún disgusto. Según comentan este ha sido el año que más calor está haciendo y eso está provocando tantos casos como estos.

4ª ETAPA: PINI- TAUARI: 23,98 KM
La etapa de hoy comienza cruzando un río de 350 metros de ancho. Han puesto una cuerda de seguridad, pero es un caos cruzarlo con tanta gente. La lancha de seguridad tiene que intervenir para sacar a alguno. El resto de la etapa es bastante llana, pero con serpientes y arañas por el camino. Me sigue molestando la pierna. Cuando llego a meta la herida tiene una pinta horrorosa (mejor no la describo para no herir sensibilidades). La curo lo mejor que puedo ya que mañana es la etapa larga y no se como me responderá.
5ª ETAPA: TAUARI-ARAMANAI: 89,38 KM

También comenzamos hoy nadando otro río. Esta vez son unos 150 metros de ancho, pero vuelve a ocurrir algo parecido al día anterior. Nos advierten que hay pirañas y caimanes, pero nadie ha visto ninguno. La primera parte de la etapa transcurre por sendas a través de la densa vegetación. La segunda parte empezamos a coger pistas de tierra que no me gustan nada pues, además de la monotonía de estas inacabables pistas, a mi pierna tampoco le gusta el impacto de un terreno tan duro. Además aquí a la organización se le escapó un control (el siete) y tuvimos que racionalizar el agua hasta el siguiente (lo que soñaba yo en ese momento por estar en el frío León!!!). Los últimos kilómetros fueron alternando entre la playa del río y sendas. Después de 11 horas conseguí llegar a meta.
Hoy hubo un accidente de un coche de la organización y de la TV. Dos personas debieron ser trasladas al hospital con diversas fracturas.
La organización dio dos días para hacer esta etapa. De hecho solamente tres llegamos de día y unos veinte acabamos en un solo día. Hubo muchos abandonos. Tantos que el último día quedábamos menos de 40 en la salida.
6ª ETAPA: ARAMANAI-ALTER DO CHAO: 32,77 KM
Esta etapa transcurre entera por la playa del río Tapajós. Hay que cruzar varios ríos, pero se agradecen. El resto es todo arena, arena y más arena.
Y se acabó la Jungle Maratón.


El resultado final fue:
1º: Ryan Sandes de Sudáfrica
2º: Salvador Calvo de España
3º: Mike Wolf de USA
En categoría femenina la ganadora fue Nikki Kimball ganadora del Ultra Trail del Mont Blanc en el 2007.

CONCLUSIONES:
Si algo se ha destacado esta carrera ha sido por el calor y la humedad. Han sido los dos mayores “peligros” de la carrera, pero con diferencia. Después estaban los “bichitos” que se hicieron inseparables todos los días. Personalmente los que más me incordiaron fueron las hormigas. Estaban por todas partes y algunas hacían auténtico daño. Técnicamente la prueba no es muy dura y las últimas etapas son bastante llanas, pero, repito, el calor y la humedad son asfixiantes.
Los corredores brasileños (los de la zona) tienen muy poca educación deportiva. La cuestión para ellos era ganar como fuera y más a los extranjeros. Atajaron en varias etapas. Además podían haberlo hecho discretamente, pero no. Resulta que les adelantas, sigues corriendo y después de varios kilómetros, los vuelves a ver delante otra vez. Cuando íbamos en grupo, si te caías aprovechaban para adelantarte en vez de preguntarte como estás o ayudarte, algo que los demás hacíamos entre nosotros. Si se te caía algo (un gel, un bidón,…) no te decían nada y tenía que ser Ryan o Mike los que te avisaran o te lo recogieran o yo a ellos y también aprovechaban de nuevo para adelantarte. Cuando llegabas a meta los veías bebiendo cerveza y comiendo cierta clase de comida difícil de llevar en una mochila y te preguntabas de dónde salía todo eso. Pues se lo llevaban, bien en barco o bien de los poblados. Además tenían la desfachatez de pedirte agua en carrera. Coño majo, cárgala como yo. Si les cogía llegando a meta, faltando uno o dos kilómetros te pedían que fuésemos juntos, aunque yo fuese más rápido, pero cuando quedaban 100 o 200 metros aprovechaban para esprintarte. Cuando cruzábamos los ríos, como era a la salida de la etapa, salíamos en tromba, y si yo iba entre los primeros en el río agarrado a la cuerda, venían por detrás como locos, pasando por encima de ti para cincuenta metros más adelante pedir ayuda al barco porque no podían más,…en fin…
Resumiendo: una carrera distinta a lo que había hecho hasta ahora, dura por las condiciones meteorológicas del calor y la humedad. Mucho cuidado con los pies. La mayoría de los problemas de los corredores estuvieron ahí y en la hidratación. Elegir bien el calzado y los calcetines. Sabed que los pies dilatan con el calor y los pies lo notan. Mucho ojo con la sal que la organización te obliga a llevar. Creo que es muy peliagudo ese tema. Yo no usé nunca pastillas de sal. Si llevas buenos complementos no necesitarás sal. Es muy peligroso, como se pudo comprobar, el uso inadecuado de la sal. El recorrido es bastante entretenido. Nunca percibí peligro de animales, ni de perderme, aunque si que me despisté en alguna ocasión, pues las marcas azules en la densa vegetación no son fáciles de ver cuando vas corriendo, pero la senda suele ser evidente. Los animales más incómodos que tuve fueron las hormigas. Me devoraron casi todos los días, incluso en carrera, pero por suerte no son venenosas, aunque algunas muerden de lo lindo.
Lo mejor de cada etapa eran los baños que te podías dar en el río, incluso vestido, aunque siempre te advertían que tuvieras cuidado con los peces raya, pero tampoco se llegó a ver ninguno. Si alguien se anima a hacer esta carrera ya sabe que va a pasar calor, mucho calor, va a sudar como un pato y a sufrir como un perro. Hará algo distinto y muy diferente a lo que haya hecho hasta entonces.

1 comentario:

  1. Hola Salva, pués yo soy uno de estos que este año va a pasar calor y a ser mordido por las hormigas (espero que solo por ellas). Aprovecho para felicitarte por los carrerones que haces, especialmente este ultimo Tor des geants.
    Estoy hecho un monton de dudas con el material ideal para la Jungle, pero da igual, elija lo que elija no sabré si es lo bueno, asi que a joderse y a correr con lo que sea!

    Un abrazo campeón.

    Jaume Tolosa

    ResponderEliminar