13 mar. 2013

AVIADOS-CORRECILLAS-POLVOREDA



Para los que quieran conocer, hacer y disfrutar de una bonita ruta para entrenar o pasear y muy cerca de León, aquí les ofrezco esta propuesta. Probablemente habrá alguien que conozca mejor esta zona, así que animo a cualquiera para que ofrezca más información para ampliar estas rutas (seguramente mis amigos de Villalfeide pueden decir mucho).
Esta es la ruta que hice este último sábado (en color rojo en el mapa), con mucha agua y mucha, mucha nieve…
Yo, la ruta, normalmente, la empiezo en Aviados, a la altura de El Castillo, subiendo ligeramente por la pista hacia el norte durante unos diez minutos (corriendo) hasta llegar a las antiguas minas (hasta aquí llovía a mares y el camino parecía un río!!).
 Allí acaba la pista, giro a la derecha (la mayoría de la gente sigue de frente para subir Peña Galicia, ya que es la ruta clásica, yo lo haré al revés), continúo por una senda (aquí empezó a nevar), ahora ya con bastante pendiente hasta llegar al Collado de la Conoa (esto es una pradería y tenía ya dos dedos de nieve) (antes de llegar al Collado hay otra variante que sube a Peña Galicia, que hace la ruta más técnica y con más denivel). Desde aquí hay que fijarse bien, pues sale una pequeña senda en la parte izquierda, no muy marcada, pero perceptible que nos deja toda la montaña (Sierra Blanca y Peña Galicia) a nuestra izquierda (seguía nevando y en algunos tramos, especialmente las hondonadas podían tener 20 cm de nieve).
 La senda transcurre en diagonal hasta llegar casi al collado norte de Peña Galicia. Aquí se ve muy bien una senda muy bien marcada  que sube (o baja, según se mire) de Prado Santiago. Hay que bajarla, no es muy larga, pero pronunciada, hasta enlazar con otra senda, casi es más un pequeño camino, que cruza (es el Prado Santiago). Cogemos esta senda-camino a la izquierda (hay una variante, que es cogerla a la derecha, marcada en morado en el mapa, que nos llevaría al pueblo de Valdepiélago o a La Mata de Bérbula). Al bajar, la nieve desaparece, pero aparece la lluvia. Este tramo es precioso, por un bosque y una senda rocosa, eso sí con bastante agua. Continúo por la senda y en un giro se divisa al fondo el pueblo de Valdorria.
Ahora hay que fijarse un poco pues entre los brezos sale una senda a nuestra izquierda (antes había una señal de madera que indicaba a Correcillas, pero este día no la ví). Comienza otra dura y corta subida y de nuevo la nieve. Al nevar tanto, muchas ramas están cargadas de nieve y no se corre fácil y además terminas empapado hasta los huesos. Y si además no puedes ir rápido, empiezan a aparecer síntomas de frío. Se llega a un collado (el Amargón) y ahora la senda transcurre en diagonal. Tiene mucha nieve y estoy congelado, sobre todo de pies y manos, ya que casi no podía correr. Tengo ganas de acabarla y llegar a las praderías para acelerar el ritmo y entrar en calor. Por fin se acaba la senda y llego a las praderías; un ligero giro a la izquierda y ya se percibe el camino por el que bajaré hasta llegar a la cueva del Corbio.
Aquí hay una fuente (bien visible, porque hay varias bañeras juntas; bañeras como las de la ducha). Esto es ya camino. Lo seguimos, pero enseguida se bifurca. Cogemos el de la derecha (el de la izquierda lo haremos a la vuelta) que nos lleva en una bajada constante hasta el pueblo de Correcillas (y sigue nevando). Aquí tenemos dos opciones. La primera es coger una senda a la izquierda que hay nada más entrar en el pueblo según bajamos por el camino, o segunda opción, cruzar el pueblo, hacia arriba por el valle de Santiago, al principio es camino, luego senda, en ligera subida,  que nos llevará al collado que separa el valle de Correcillas del valle de Rodillazo.
 En lo alto del collado giramos a la izquierda, al principio hay un camino, luego senda, hasta coger la cresta. Seguir toda la cresta hasta llegar al Pico Polvoreda (2007m), el punto más alto de la ruta. Aquí había mucha, mucha nieve. La subida se hizo dura porque a veces te hundías hasta la rodilla y además no paraba de nevar. Pero ahora comenzaba la bajada.
 No hay senda. Hay que seguir la cresta, aunque hay que tener cuidado en un tramo que corta un poco vertical y hay que buscar algunos de los pasos que hay para bajar, pero no tiene mucho problema. Se sigue bajando por la cresta hasta divisar de nuevo el pueblo de Correcillas. En estos últimos metros hay que buscarse la vida para cruzar el río, pero no tiene tampoco mucho problema. Salimos a la carretera. Cruzamos de nuevo el pueblo y a la salida, casi en la última casa del pueblo (por dónde anteriormente bajamos, vemos una senda que en este caso sale a la derecha.
 Es una senda muy chula y con pendiente, aunque hoy tiene bastante nieve. Se llega hasta un collado dónde hay un cruce de caminos. Giramos a la izquierda (si seguimos de frente se llega a Aviados, todo por un camino, marcado en morado en el mapa). Es más entretenido y bonito girar a la izquierda, seguir por el camino hasta llegar de nuevo a la fuente con las bañeras.
Justo aquí hay que girar a la derecha, por un estrecho valle. Se ve claramente una senda que sale y va subiendo ligeramente. Justo hacia el final hay que ir girando suavemente hacia la izquierda para luego comenzar a bajar por un pequeño valle, prácticamente hay que seguir el fondo, ya por una senda bien marcada, que hacia la mitad se mete en un bosquecillo (hasta aquí había bastante nieve, por lo que la senda no existía pero si vas por el fondo no tienes ningún problema y así ni pierdes, ni te equivocas), luego sale del bosque y se mete en un angosto valle por una fuerte bajada; se gira a la izquierda y vas bajando por una senda pedregosa hasta salir de nuevo a la mina abandonada y coger el camino que nos llevará de nuevo a Aviados, donde seguía lloviendo a mares.
Terminé calado hasta los huesos. La ruta me llevó casi 6 horas. Hay varias alternativas, que suelo hacer en verano, y que he marcado en morado (en azul en el otro mapa). Hay una muy buena e interesante que es cuando llegas a Valdorria, subir a saco a la Peña de Valdorria (son 600 m positivos en un kilómetro) y luego seguir cresteando.  Si alguien quiere hacer esta ruta (el cresteo desde la Peña de Valdorria hasta el pico Polvoreda), que se ponga en contacto conmigo, pues si quiere enlazar con el valle de Santiago, hay un tramo que no es nada fácil de encontrar una pequeña senda, que he ido marcando con piedras  cada vez que voy a hacerla para tener referencias, ya que no hay ninguna otra alternativa para llegar hasta allí (salvo que seas un jabalí). O al menos yo no conozco ninguna más y eso que las he buscado…

1 comentario:

  1. En primer lugar, me alegro mucho que estés trotando como antes, 6 horas dicen mucho.
    Por otro lado, sin duda alguna, la ruta que describes en esta entrada es una de las que más me gusta, es preciosa. Además, uno puede dibujar cualquier trazado y perfil, según el nivel que uno quiera entrenar y exigirse. Es una zona que por proximidad como sabes la tengo muy trillada y la propuesta de la bajada al valle de Santiago es muy muy interesante (y más desde que la gente se ha propuesto poner vallas al monte. Maldita sea).

    Un saludo.
    Javi.

    ResponderEliminar