13 jun. 2013

THE LAST SECRET - BHUTAN - JUNIO 2013

THE LAST SECRET (BHUTAN) 2-7/JUNIO/2013

30 MAYO:

12:10H Cojo el avión en Madrid. Afortunadamente consigo facturar la mochila hasta Paro (Bhutan), a pesar de que el vuelo desde Delhi a Paro es independiente. Llego a Munich y me reúno con Manu y David y volamos juntos (20:00h) hasta Delhi.

31 MAYO

11:45H. Salida de Delhi. Aunque sacamos visado para la India, en realidad no nos hizo falta (si el transfer no es superior a 12 horas), pero nadie fue capaz de darnos información de si hacía falta o no, por lo que no nos arriesgamos a quedarnos en la India, pues Druk Air, la compañía butanesa, es con la única que se puede volar a Bhutan y no tiene convenio con el resto de compañías. Eso sí, en el aeropuerto de Delhi hay que tener paciencia, pues la información no es precisamente clara y concisa. Al ir a embarcar nos damos cuenta que el avión que nos lleva a Paro hace escala en Katmandú (esto no te lo había dicho, pero bueno, tampoco nos importa mucho). Llegamos a Katmandú a las 14:30 y nos informan que el aeropuerto de Paro está cerrado por mal tiempo y no nos dejan salir del avión porque hay que hacer mucho papeleo si bajamos a Katmandú.  En el avión nos enteramos que los que iban a viajar ayer a Paro tampoco han salido y éstos si que tuvieron que alojarse en Katmandú. A los 45 minutos nos informan que es posible que unas horas haya una mejora de la meteo y podamos volar y después de unas 4 horas en el avión conseguimos despegar. Las vistas desde el avión son espectaculares. Tenemos el Everest a un salto.
Cuando estamos aterrizando comprendemos por qué es difícil llegar aquí. El avión entra entre dos montañas, hay niebla y está lloviendo y además casi tocamos con las manos las laderas de la montaña (exagerando un poco, pero es para que os lo imaginéis).


 Llegamos a Paro a las 19:30. Nos recogen en bus y nos trasladan a Thimbhu, capital del país, donde cenamos y hacemos el control médico y el de material.

1 JUNIO

6:00 Desayuno. Aquí amanece a las 5 de la mañana y el sol se pone a las 19:00.  Luego nos trasladamos en bus a Punakha (antigua capital del país). Hacemos varias paradas turísticas (con visitas curiosas, como el Phallus Museum, si, si eso que os imagináis, que aquí es un símbolo nacional….lo tienen dibujado en la fachada de muchas casas, …a ver si copiamos!!!)
 y otra parada para comer, llegando a Punakha sobre las 13:30 ( el viaje sin paradas es de unas 3 horas, pero es que aquí las carreteras son…diferentes (olvidaos de autovías, autopistas, nacionales y demás, esto es una mezcla de carretera secundaria con caminos de monte). Acampamos a las afueras de la ciudad en tiendas por parejas (yo con David) y preparamos la mochila y la estrategia para mañana.


2 JUNIO: 1ª ETAPA: PUNAKHA (1209m)- CHORTEN NYINGO (1756m), 30,7km (+1263, -729)

6:00h Desayuno. Traslado en bus durante 10 minutos hasta la salida en un monasterio de la ciudad. Nos recibe, no sé como se llama, pero es algo así como el gobernador de la ciudad, y un colegio entero de secundaria,
 que nos cantan el himno del país y algunos alumnos nos acompañarán los 100 primeros metros de la salida.
 Salida a las 8:15h. Bastante calor en la salida. Los cinco primeros kilómetros son llanos y por asfalto. Cada vez se nota más el calor. Cruzamos un río y subimos por la otra orilla, que sigue siendo llano y también con asfalto aunque por las orillas se puede evitar. Por fin se acaba el asfalto y empieza una mezcla de pista y senda y tras cruzar un puente llego al primer control, seguido del neozelandés Jo. Ahora hay tramos de senda. El recorrido se hace un poco más entretenido con repechos fuertes. Se pasa por campos de arroz para cruzar luego otro puente tibetano donde está el segundo control.
 Aquí hay una subida muy fuerte de unos 500 metros, por asfalto que se deja enseguida para correr por una pista de tierra con toboganes durante unos cinco kilómetros. Se coge un desvío a la izquierda y comienza la subida más dura y larga de la etapa ya que son otros cinco kilómetros en continua subida, con algunos repechos fuertes que unido al calor que hace, te lo pone más duro de lo esperado. Al final creo que no fueron 5, sino 7 km de subida. Tras 2h y 57 minutos llego a meta. La meta está en un lugar impresionante, el templo de Chorten Nyingo y los monjes nos reciben tocando esa trompeta típica del país. Aquí el tiempo está nublado, a veces llueve, pero la temperatura es muy agradable. Por la noche los monjes (por primera vez en la historia) nos ofrecen un repertorio de oraciones tocando los instrumentos típicos del país (a ver si busco los nombres, porque no son fáciles…), pero fue un espectáculo maravilloso. La comida y la cena es simple y básica, pero bastante buena (sopa, arroz, verdura, noodles, huevos revueltos,…). Dormimos en tiendas.

3 JUNIO: 2ª ETAPA: CHORTEN NYINGO(1756m)-KABISA -GRANJA(2495m): 28,7km (+2384,-1649)

7:00h Salida del templo. Enseguida nos metemos en una senda con mucha vegetación y bastante técnica, con agua y barro. Voy seguido de Manu. La senda es una preciosidad, ya sabéis, piedras, muchas piedras, agua, mucha agua, barro, mucho barro,…al llevar, más o menos cinco kilómetros veo que va delante un corredor ¿????, coño, de dónde ha salido? Es Jo el neozelandés, pero poco después veo a David, a Gus y Stephan,…y éstos por dónde narices han venido si Manu y yo hemos seguido perfectamente las marcas? Al parecer los guías locales que iban con los voluntarios al primer control, la remarcar más el recorrido, pues era conflictivo, marcaron un atajo, por lo que hubo esa confusión. Nada, hay que seguir. Además hoy estoy disfrutando como un enano con el recorrido. La senda empieza a subir con mucha agua y barro. Tiene repechos muy duros y así llego al primer control. A partir de aquí comienza una subida durísima por senda alucinante. Me parece increíble que haya algo así por aquí. La organización nos advirtió que se nos iban a pegar sanguijuelas por el cuerpo y así fue. Además esta etapa era complicada por otro motivo. Una vez que salías no había opciones hasta la meta, ya que no había ningún acceso, así que o vas para adelante o vas para atrás. Después de esta dura y larga subida llego al segundo control, en un chorten donde está Emma (la francesa responsable de comunicación) y comienza una bajada de esas con las que puedes alcanzar un orgasmo!!!. Cinco kilómetros bajando por una senda y teniendo que ir “bailando” continuamente con los pies. Unos cinco kilómetros después acaba la senda y comienza una pista y aquí viene mi primer susto que me hace estremecer. Un fuerte dolor aparece en mi tibia izquierda y mi memoria  me hace retroceder a unos meses atrás donde me ocurrió algo similar, pues los síntomas son idénticos: una periostitis. Y además bajando. En fin, consigo llegar a meta, pero bastante preocupado.  Cuando la organización pone el road book que la meta es una granja, pues yo me imagino eso: una granja. Pues no. Aquí el concepto de granja debe ser un poco diferente. Se trata de un “edificio” de tres plantas, en construcción.
 Nosotros dormimos todos juntos en la del medio. El suelo es de tierra con una especie de hojas como las de pino por encima. Una de las cocineras es muy maja y simpática!!! El cabrón de Stephan me la quiere endosar…

4 JUNIO: 3ª ETAPA: KABISA-GRANJA(2495m)-PHAJODING MONASTERY(3605m):28,3km. (+1952, -837)

7:00h. salimos de Kabisa. Normalmente el  desayuno lo tenemos preparado a las 5:30 y tenemos que dejar libre la tienda (cuando dormimos en tienda) y la mochila que nos transportan, a las 6:15h. La primera parte de esta etapa transcurre, al principio por una pista y enseguida a una carretera con bastantes toboganes. Hoy decido meter en el camel el chubasquero y una camiseta térmica porque no sé si me pierna me dejará correr y tendré que ir andando. También me hago un taping en la pierna (como me enseñó Elorrieta-Grupo Fisioclínicas de León) a ver si me arregla algo o al menos me suaviza el dolor. Así que salgo con tranquilidad, pero voy aguantando el dolor. Para más narices, encima la etapa es por carretera en su primera parte. Aún así llego al primer control con Jo Petersen. Continuamos por la carretera hasta llegar a un pueblo donde por fin abandonamos el asfalto y empezamos una durísima subida por una senda que atraviesa un monasterio hasta llegar al segundo control. Aquí me dicen que sólo quedan 6 o 7 kilómetros a meta, de los cuales el siguiente kilómetro y medio es prácticamente llano por una bonita senda con vistas a la ciudad de Thimbhu. Al finalizar la senda se gira a la derecha y atravesamos miles de banderas de oración, pero también empieza la subida al punto más alto donde dormimos. La subida transcurre por una senda en medio de un inmenso bosque.  Se me empieza a hacer eterna. Además se ve muy poco pues está cerrado de niebla. Cuando parece que llego, ya que se suaviza, empieza a llover y otra sorpresa. Hay que seguir subiendo más, pero mucho más y sin parar de llover. Por fin aparece el monasterio. Llego calado. No hace mucho frío, pero después del esfuerzo te quedas pajarín.
 Además estamos a 3.600 metros de altura. Menos mal que acerté a meter ropa en el camel, pues mi mochila con la ropa tardó en llegar 6 horas. También es digno de mencionar y de agradecer el trato que nos dieron los monjes. Nos dejaron una habitación, la única que tenía un pequeño radiador para que entrásemos en calor. En este monasterio el Lama recoge niños abandonados. David les había llevado una equipación de fútbol y yo algunas cosillas más. Así que el director de carrera nos comentó que teníamos que jugar un partido contra los monjes bajo penalización de tres horasJJJ. Menos mal que dejó de llover. Al final jugamos el partido. A ver si os muestro alguna foto del campo de fútbol, porque merece la pena…El lama hizo de árbitro
 y nos pudimos reír un montón. Eso sí, yo jugué de portero
 y los monjes no tuvieron compasión y alguno me dejó alguna marca. Pero nos dejaron dormir en sus habitaciones. Son muy sencillas y básicas. Un tablón de madera y con suerte una alfombra. Nada de armarios, así que no quiero imaginar donde pudieron dormir ellos esa noche.
La tibia me ha dolido, pero no tanto como yo esperaba, eso me alivia un poco, pues yo sé que si fuera una periostitis severa el dolor hubiera sido insufrible, sobre todo bajando,  pero tampoco estoy para lanzar las campanas al vuelo, esto puede empeorar cualquier día, así que lo tomaré con precaución. Además el fin de semana anterior, en un training camp, había comentado que todo lo terminado en –itis no era motivo para retirarse, así que me lo tendré que comer con patatas!!!

5 JUNIO: 4ªETAPA: PHAJODING MONASTERY(3605m)-PARO-GRANJA(2280m):37km (+1659, -2998m)

7:00h. Salida de la cuarta etapa. Los monjes ya nos habían despertado con sus campanas y oraciones un par de horas antes. El día amanece muy nublado y con una ligera lluvia, pero la temperatura es muy agradable para correr.  Nos da la salida el Lama. La salida es hacia arriba por una senda. Aún tenemos que seguir subiendo hasta la cota más alta de la prueba, cerca de los 4.000 metros. Manu tira fuerte y le seguimos Randall (el americano afincado en Bhutan y que además habla español) y yo. Es una preciosa senda de montaña. Llegamos al punto más alto y comienza la bajada. Vaya bajada. Más de 1.500m de desnivel en cinco kilómetros. Si en la bajada de la segunda etapa tuve un orgasmo, aquí tuve dosJJJ. Esa bajada que nos gusta a los montañeros. Retorcida, técnica, con piedras, agua, barro, hojas y además el terreno húmedo debido a la lluvia y a la niebla, que más se puede pedir,… pues llegando abajo, todavía nos queda “correr” por el cauce pedregoso de un río. Así hasta que llegamos a una pista que nos conduce al primer control.
 Aquí giramos bruscamente a la derecha y comienza una subida por una senda que luego sigue el curso de un río. Lo cruzamos y seguimos subiendo campo a través casi sin senda (bueno, sin el casi) hasta llegar a una pista. La pista es casi llana, durante algo más de un kilómetro. Vas corriendo y de repente te fijas en una pintura en el suelo que te indica giro a la derecha, donde comienza una durísima subida por una senda. Al girar, enseguida mi mente piensa que ese desvío es “peligroso”, porque como no vayas atento no lo puedes ver y puedes continuar por la pista, que es lo más lógico. La subida es larga, unos 8 km, pero antes de llegar arriba está el segundo control. Aquí se encuentra el alemán Daniel, que me pregunta si el marcaje está bien. Le respondo que sí, pero que hay que ir con atención. Y me confirma lo que pasó por mi imaginación cuando cogí el desvío. Manu, Stephan, David y Gus, se perdieron. No vieron el desvío y siguieron por la pista. La verdad es que para darles unas collejas, porque la carrera está muy bien marcada y hay marcas casi cada 20 metros o incluso menos, así que si en cien metros no ves una marca….da la vuelta. Ellos mismos reconocieron que fue un despiste suyo. Tampoco perdieron mucho tiempo, pues llegaron de nuevo al primer control y estaba muy cerca (unos 10 minutos). La verdad es que esa información hizo que me relajara un poco (sólo un poco, que al final casi nunca es nada, qué narices, eso de relax no existe en competición). Bueno, sigo subiendo por esa senda boscosa hasta llegar arriba y comienza otra bajada larga, muy larga, de unos 13 km. La primera parte, unos 5 km,  vuelve a ser como las anteriores, aunque no tan técnica, si muy divertida, corriendo entre los árboles, sorteándolos, evitando raíces, también con agua y piedras en algunos tramos, hasta que se llega a una pista y poco después al segundo control, donde está Pepe (voluntario de Burgos).
 Me dice que la bajada es lo que veo, y lo que veo no me hace mucha gracia. Una pista ancha, terreno duro, bajando (con mi temor de la tibia), además también cogemos varios kilómetros de asfalto,  uuffff, me lo tomaré con calma. Menos mal que cuando iba por la carretera nos desvían a la izquierda y nos meten por unos campos de arroz. Es divertido correr por las estrechas sendas que dividen los pequeños campos de arroz.  Después de los campos de arroz cruzamos el río y seguimos su curso hacia arriba. Salimos a la carretera y después de  unos minutos corriendo por la carretera llegamos a meta, con sol y calor.
La meta está a las afueras de la ciudad. Es otra granja. Yo me esperaba algo similar a lo de la tercera etapa, pero no, esta vez estaba mucho mejor.  Eran cuatro habitaciones con suelo de madera, pero en una, había una cama. Bueno, alguna ventaja tiene que tener llegar primeroJJJ, la cama para mí!!! (intenté compartirla con alguna corredora, pero no llegamos a un acuerdoLLL).
Muy cerca de la meta, hay un “bar”. Allí nos dirigimos algunos corredores, y aunque la mayoría pedían cervezas, al final, la bebida que más triunfó fue el “mango juice”, …imaginaos porqué???

6 JUNIO: 5ª ETAPA: PARO-GRANJA(2280m)-DRUKYAL DZONG(2580m):52,7km. (+1375, -1070)

Hoy era la etapa más larga de la carrera. Se hicieron dos salidas. Un grupo salió a las 6 de la mañana y otro salimos a las 7. Mi intención era ir despacio, con el grupo de cabeza, pero Jo Petersen, salió como un avión, es muy buen rodador (como siempre lo hace, aunque luego casi siempre se queda, pero siempre lo hace así. Además sus piernas miden tanto como yo). Vamos por una pista por la margen izquierda de un río durante 5 km, luego cruzamos un puente y volvemos otros 5 km por la otra margen del río hasta llegar al primer control. Jo va delante. Pero aquí comienza un terreno más divertido. Ahora son sendas con subidas cortas, tramos por campos de arroz, más sendas y aquí cazo a Jo. Salimos a una pista ancha que nos lleva a la carretera por la que bajamos la etapa de ayer. Ahora hay que subirla, aunque no mucho trozo. De todos modos, se va con algo de tensión, porque hay pocas marcas y no sabes si vas bien o no, pero al final acertamos. Nos desvían a la derecha. Por fin dejamos la carretera, de momento, y volvemos a una pista, que nos vuelve a sacar a la carretera, por una subida dura hasta llegar al segundo control. Aquí sí que nos devuelven a nuestro terreno. Una bajadilla por una senda, que luego transcurre por un bosque. Pero pronto se acaba lo bueno. Una bajada por una pista nos lleva de nuevo a… la carretera. Y sorpresa. Aquí me esperan dos policías en una moto. La carretera transcurre a lo largo de la pista del aeropuerto. La verdad es que la carretera está de pena. Casi se agradece que sea así. Con tierra por los lados y llena de baches, muchos baches, incluso hay tramos en los que no hay asfalto. Llego a la ciudad de Paro y la cruzamos corriendo. Poco después se gira a la derecha, se cruza un puente
 y…se acaba el asfalto.  Comienza una pista de tierra, picando ligeramente hacia arriba. La policía sigue conmigo. Volvemos a la ciudad de Paro, por la otra vertiente. Vamos por la orilla del río, por una pista llana e interminable hasta que se llega a un puente tibetano que hay que cruzar. Aquí está el cuarto control. Quedan los últimos kilómetros. Una primera subida dura, para luego ir por una pista que finalmente se convierte en “carretera”. 
  Y la poli me sigue acompañando. Durante el trayecto veo algo que me impresiona. Mucha gente trabajando en la carretera. Familias con niños incluidos picando piedra. Quizás esto trastoca un poco el concepto con el que venía a este país, llamado el País de la Felicidad. Pero hay que seguir corriendo. La carretera es en continua subida. Tengo que refrescar mi cabeza con el agua de los arroyos que bajan de la ladera de la montaña. Y llegamos a un pequeño pueblo, muy cerca de la meta, porque hay que subir por una empinada senda empedrada hasta una especie de fortificación, como aquí los castillos. Un lugar excepcional y maravilloso. Para mi sorpresa el segundo en llegar hoy es Jo, aunque quizás no tanto, pues este terreno se le da bien. Bajamos andando hasta el pueblo donde han ubicado las tiendas para dormir.

7 JUNIO: 6ªETAPA: DRUKYAL DZONG(2582m)-NIDO DEL TIGRE: 14,6km: (+1205,-691)

Hoy es la última etapa. La más corta. La que se supone que es de relax (hasta que deja de serlo). Se hacen tres grupos. El primero sale a las 5, el segundo a las 6 y el tercero salimos a las 7 de la mañana. En nuestro grupo decidimos ir todos juntos. Vamos por una pista con subidas y bajadas. Luego entramos en una preciosa senda enmarcada en lo alto de un río, con una caída para abajo cojonuda. Atravesamos también los típicos campos de arroz, luego por un canal de agua y llegamos a la carretera. Y comienza la subida. Unos 6 km de subida. Tras un kilómetro, más o menos subiendo, llegamos al primer y único control, donde se acaba la carretera. Nos hacemos todos una foto y………marica el último. A Manu parece que le persigue el diablo (con lo buenín que soy yoJJJ), cómo sube el jodío… La verdad es que la subida es una chulada. Dura, pero bonita. Pero es que lo mejor nos está reservado para el final. Cuando te queda menos de un kilómetro para meta, lo que más te apetece es pararte, quedarte con la boca abierta y flipar en colores. ¿A quién cojones se le ocurrió hacer algo así aquí?
 Un monasterio colgando sobre un acantilado con casi mil metros de caída para abajo y otros tantos para arriba.
 Una cascada de agua espectacular cien metros antes. Y para llegar una senda con escaleras de piedra en zigzag y en continuo sube y baja. Y ahí estaba la meta. Y aquí acaba esta carrera, esta maravillosa, preciosa, alucinante y genial carrera.
Luego bajamos andando hasta un cercano restaurante para comer, hacer la foto todos juntos y regresar a Paro, para alojarnos en un hotel de esos que te quitan el hipo. Allí nos hicieron una representación del folclore tradicional, una cena de gala con el primer ministro (el ministro de justicia) con el que tuve que sentarme en la mesa y nos ofreció la constitución de su país de la que se sentía muy orgulloso (porque la había redactado él).
CONCLUSIÓN
Observando en que se está convirtiendo este mundo de las carreras, contemplo que todavía hay carreras que conservan ese espíritu de buen rollo, de que el primero vale igual que el último, que todos corremos en las mismas condiciones, que aquí solo estás tú y los demás corredores. Y si además mezclas todo eso con una organización genial,  un lugar de ensueño, una carrera dura, un intercambio cultural, un trato personal inolvidable, joder sólo falta…. Mejor me lo callo.
CLASIFICACION
1º Salvador Calvo: 22h 18’           1ª Sophie Power:     31h 49’
2º Manu Pastor:    24h 00’            1ª Zenia Inselmann: 31h 49’

3º Stephan Sigron: 24h 35’          3ª Charla Heimer:    34h 12’

5 comentarios:

  1. Enhorabuena Salva y a seguir disfrutando. Espero que la -itis haya desinflamado y todo este normal ya que en Andorra con tanta nieve se os va a hacer difícil aunque han modificado el recorrido.

    ResponderEliminar
  2. Un placer haber compartido aventuras en Butan, espero que pronto volvamos a coincidir, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Fascinante, Salva.

    Por cierto, no se me ocurre qué es eso que echas en falta en la última frase, qué será, será....no caigo :) :)

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena, toda una aventura en un país increíble...y creo que intuímos que es lo que falta, una cosa que no hay en Buthán...¡un buen helado de cuatro bolas!
    Salva, eres genial.
    Un abrazo y suerte en Andorra
    Lluis y Verónica

    ResponderEliminar
  5. Conociendo algo la zona me parece increíble correr esa distancia por esos lares. Felicidades
    http://carreras-jorgelenitos.blogspot.com.es/2013/01/blog-post.html

    ResponderEliminar