18 sept. 2013

TORDESGEANTS 2013

TOR DES GEANTS 2013

Un año más, y después de otro ausente, me decido, no sin varios altibajos en mi decisión, a afrontar esta…carrera. La verdad es que uno no sabe cómo llamarla, porque sin lugar a dudas esta no es una prueba normal, ni se parece en nada a todo lo que hay ahora mismo. Y me pregunto qué coños tiene esta carrera para que haya tanta gente dispuesta a correrla, cuando supone la mayor agonía, dureza, infierno y todos los adjetivos que se os ocurran para tu cuerpo y tu mente.
Acojonao llegué a Courmayer, sólo pensando en lo que me quedaba. Courmayer es un lugar precioso, con unas vistas espectaculares, pero la cabeza ya está inmersa en lo que empieza el domingo.
Has revisado el material, la comida,…Has pensado en la estrategia a seguir (la verdad es que esto me parece ridículo, porque anda que no cambias de estrategia sobre la marcha en esta carrera…), pero de todos modos lo piensas. Piensas en lo que te ha ocurrido en otras ediciones y qué hacer para evitar que te ocurra de nuevo lo mismo (de poco sirve,…el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra). Aún así, este año iba convencido de hacer la carrera de otro modo, subir rápido y bajar despacio, para no cargar rodillas y cuádriceps, que es dónde más daño me hace este carrera.
Otro problema que me suele ocurrir en esta prueba, y en general las ultras, es la comida. A partir de ciertos kilómetros, mi estómago ya no admite comida “normal”, por lo que voy a probar con la comida para niños, los potitos y purés, a ver qué resultado me dan este año.
El sábado 7 de septiembre es la entrega de dorsales. A un grupo de “elegidos” nos separan para dárnoslos aparte. Hombre, puedo entender a la organización, pero me parece una parafernalia más propia de otros deportes, nosotros somos “currantes”, no profesionales (con algunas excepciones). Lo mismo que ocurrió el domingo en la salida.
Como de costumbre, es difícil dormir la noche antes. Hasta este momento, parece que todo va bien. No te duele nada, has comido bien,…y llega el domingo. Han dado lluvia para todo el día. La verdad es que me importa un carajo si llueve, nieva o caen chuzos de punta. Se viene a correr y punto. Después de todo el montaje de la salida, bajo la lluvia, a las 10:15 nos dan la salida.
Como era de esperar el grupo de favoritos, con la añadidura de alguno más que viene de tapado, se pone en cabeza. Esta primera subida es un poco caótica en cuanto al puesto, pues es un continuo pase de corredores, pero tampoco importa, esto no ha hecho nada más que empezar. Aquí voy a ir acompañado, con quien será durante muchos kilómetros, un rival directo y una leyenda en Italia: Bruno Brunod.
Tal y como había planteado, hago la subida más o menos ligera, pero me contengo en la bajada. Y como es de esperar, bajando me pasan catorce y la madre…, pero yo a lo mío. A duras penas consigo frenar esas ansias de bajar como un tiro.
Esta carrera es estar subiendo y bajando continuamente. En la bajada a la base de vida de Valgrisenche me caza Oscar. Me extrañaba verle tan atrás. Pienso si le sigo o no, pero decido mantenerme en mi decisión de bajar tranquilo. En la base de vida intento comer en condiciones porque se lo que me puede pasar después. Según me dicen debo ir sexto o séptimo, coño, pues me parecía que iban delante tropecientos…Nada, nada, yo a lo mío. Me acuerdo que ahora hay que subir el col de La Fenetre. No me gusta bajar este col de noche, por lo que acelero el ritmo un poco. En este tramo coincido con Arnau  Julia. Llego al col y comienza una estrecha y dura bajada. Se me hace de noche hacia la mitad. Me encuentro bien. Ahora quedan las dos subidas más altas de la carrera. La primera al Col de Entrelor, aquí cazo a Oscar y a Carles. En un momento vamos los cuatro juntos: Oscar, Arnau, Carles y yo. Subo muy cómodo y muy bien. Se me quedan un poco atrás, pero como yo la bajada la haré tranquilo estoy seguro que me cogerán, como así fue. Lo mismo ocurrió subiendo al Col de Loson, donde cogimos algo de nieve. Yo bajaba delante para intentar frenar a estos dos kamikazes, pero a ocho kilómetros de la base de vida de Cogne, Oscar y Carles se lanzaron para abajo. Esta vez intenté seguirles y casi me sacan las bielas, aparte de romperme mi ritmo y mi idea de hacer la carrera. Al final tuve que dejarles ir porque iba muy a disgusto. Pensé que les cogería de nuevo subiendo y así fue pero bajando a Chardonney tuve una caída y mi rodilla sufrió las consecuencias. Al principio pensé que sería el golpe, a pesar de la sangre que fluía de la rodilla. Conseguí llegar a la base de vida de Donnas donde me hicieron una primera cura. Además, y se me había olvidado, había empezado a tener problemas con la comida. Ya había vomitado dos veces. En Donnas intenté relajarme un poco, dejar descansar el cuerpo y comer un poco más tarde. Parece que pude comer algo más y mejor. Antes de salir Raúl y David, que acompañaban a Nerea, me pasan un Burn (que había en los avituallamientos)a ver si así consigo despejarme. La salida de Donnas la han cambiado. Ahora nos hacer ir por el pueblo, arriba y abajo. En fin, será bueno para el pueblo, pero maldita la gracia que me hace estar corriendo por asfalto tanto tiempo. Si el pueblo quiere vernos, que suba al monte, leches.  Además me entra un sueño del copón. Vaya mierda de estimulante. No puedo con los ojos. Es tanto el sopor que me paro a dormir al lado de la carretera en una cochera, que ni el paso de los camiones consigue despertarme. Creo que estuve unos 20 minutos, pero me despejaron lo suficiente como para continuar. Cuando subimos por el bosque y cogemos una senda con una cuerda de seguridad,…otra vez a vomitar…Pues estamos arreglados como sigamos así. Aquí contacto con un japonés y hacemos el trayecto juntos. No habla inglés, pero nos entendemos (para lo que tenemos que decirnos!!!). Subiendo me encuentro fatal. La rodilla se me está hinchando cada vez más y la falta de alimento en mi estómago me debilita. Además vaya subida más dura. Estoy indeciso. No sé qué hacer. Raúl y David, que estaban en el refugio de Sogno me dicen que es mejor que llegue a Coda. Les hago caso, pero a medida que subo me arrepiento de haberlo hecho (aunque después no, pero eso no lo sabía). Voy sufriendo una barbaridad. Justo cuando se hace de noche llego al refugio de Coda, serían las 8:30 de la noche. Allí me ve un médico, me pone hielo y me dice que así no puedo seguir hasta que baje la inflamación, pues de lo contrario la rodilla se puede ir a tomar por el culo (bueno, eso exactamente no me dijo, pero creo que quiso decir algo así). Ahora piensas que la carrera se ha acabado. De hecho, según me comentaron, aparecí en azul en la página web, lo que significa abandono. Por allí oía pasar a algunos amigos: Pablo, Joel,…y yo tumbado sin poder moverme.
A las cinco de la mañana me levanto. Desayuno un poco y decido bajar. He estado casi 9 horas parado. Estoy a casi 2.500m de altura y no tengo intención de repetir mi experiencia de hace dos años, saliendo en helicóptero. La inflamación se ha reducido. Comienzo a trotar cuesta abajo. Sólo hay unas ligeras molestias. Me voy encontrando mejor. Voy pasando de refugio a refugio con muy buenas sensaciones. Si salí de Coda en el puesto más o menos 50, creo que he ido recuperando bastante. La bajada a la base de vida de Gressoney la hago como una moto. Me encuentro mucho mejor de lo esperado, aunque también creo que voy forzando y puede que lo pague más adelante. Bueno, es un riesgo que correré. Este ritmo me hace recuperar muchas posiciones. En Gressoney me vuelvo a encontrar con Bruno Brunod. Él se queda a dormir. Yo prefiero seguir. Ya descansé bastante la noche anterior.
Desde la base de vida de Gressoney hasta la base de vida de Valtournenche, casi no recuerdo nada, quizá porque me pilló otra noche y era la tercera, lo que hacía que fueras como un zombie.
Comienzo a subir hacia el refugio de Barmasse, cerca de la presa de un pantano. Desde aquí se puede correr, todavía de noche, por sendas entre bosques y praderías, para seguir subiendo hasta alcanzar tramos más técnicos. En una de estas subidas vuelvo a alcanzar a más corredores, entre ellos a mi amigo Pablo Criado. Va un poco tocado, según me dice, pero aún queda mucha carrera, lo que debe haber es ya pocos corredores delante, no tengo ni idea como voy. Desde la Fenetre du Tsan hasta el Col de Vessonaz el trazado es espectacular, sendas muy técnicas y algunas aéreas, pero como es de noche tampoco me percato mucho de ello. En el refugio de Cuney paro a descansar unos 20 minutos. Desde el Col de Vessonaz comienza una larga, dura y técnica bajada que nos lleva hasta el control de Oyace-Closé. Es el km 271 de carrera. En esta bajada todavía cojo a un francés. En Oyace-Closé están Raul, David y Millan (el padre de Pablo). Me dicen que voy 10º. Bueno, no está mal, después de todo lo que hemos pasado. El francés sale pronto. Yo no tengo tanta prisa. Creo que voy más fuerte que él, pues le cojo enseguida subiendo y le pierdo bajando. La bajada a Ollomont en su primera parte es muy técnica. Luego te hace unos zigzags hasta que te lleva a una pista interminable que te baja hasta el pueblo, donde está la base de vida. El francés apenas para y se va. No hay problema. Le cazo rápidamente en la subida y me voy hasta llegar al col de Champillon. Una bajada técnica en su principio hasta llegar a una pista, un avituallamiento y otra pista interminable, casi completamente llana y de más de 10 km de larga. Es un martirio. Pero hay que correr como un autómata. Hasta que se llega a Saint Rhemy-en-Bosses. Ultimo avituallamiento antes de comenzar la temible subida a Malatra. Me relajo. Creo que voy bien, aunque mi estómago no dice lo mismo. Intento comer algo y empiezo a subir. Me gustaría pasar Malatra de día. El tiempo arriba no parece muy bueno. Se ven muchas nubes y es probable que nieve y haga frío. Así que allá vamos. Voy fatal del estómago. No consigo ni vomitar. A las dos horas llego al refugio Du Lac. El guarda me reconoce y los que le acompañan me invitan a cenar. Bueno, que más da. Prefiero “perder” un rato en buena compañía antes que ganar una hora o un puesto. Me bebo media coca cola para asentar el estómago y consigo cenar una buena sopa. Atrás se ve venir a alguien. Salgo del refugio. Ya casi es de noche, pero en 35 minutos llego a Malatra, justo para encender la frontal en el último paso con cuerdas. No hace tanto frío como parecía.
Me pongo a bajar hacia el refugio de Bonati. Me encuentro bastante bien y creo que bajo rápido. De pronto veo unas luces atrás. Joderrrr, no me lo puedo creer. Con lo rápido que creo ir, me parece increíble que venga alguien detrás y más dos o tres luces. Bajo como un kamikaze y las luces detrás, y para más inri, a veces, no bajan por la senda, sino por otra parte del valle. Deben ser algunos que conozcan muy bien la zona. Pues nada, a seguir a saco. Total que en poco más de una hora llego al refugio de Bonati y al poco tiempo llegan las misteriosas luces: tres periodistas de la zona con sus cámaras. Puuuffff, que alivio, pero vaya caña. Pues nada, a relajarse en el refugio con otra gente que conocía de otros años. Y como en el cuento de la liebre y la tortuga, en este relax, sí que llegó un italiano que me pasó. Pues, a correr otra vez. Pero ahora toca la peor parte. Desde el refugio de Bonati a Bertone es un coñazo. Continuos vaivenes que se hacen interminables. A pesar de que me dijeron que tardaría una hora en llegar a Bertone, me parecieron seis, aunque en realidad si que fue poco menos de una hora, pero me quedé sin luz en la frontal. No me di cuenta de la regulación de la nueva frontal, por lo que la preciosa, amable y encantadora chica del refugio me dejó sus pilas. Al loro, porque aunque te digan que te quedan tres o cuatro kilómetros para llegar y cuesta abajo, la realidad es que se acercan más a los seis o a los siete km. Eso sí, una bajada perra, con muchas piedras que terminaron de machacar mi cadera. Pero ya sabes que lo has conseguido, que no te queda nada, por lo que no te importa, así que a las 23:35 de la noche del miércoles y después de 82 horas llego de nuevo a Courmayer.
Lo cierto, es que contado así, parece una ultra más. Pues no. Esto es más que una carrera. Es una aventura en toda regla. No es para tomárselo a la ligera. Por desgracia, este año hubo un accidente fatal de la forma más fortuita, por lo que no debemos nunca bajar la guardia. El cansancio, la fatiga, el sueño,…van minando nuestras fuerzas y hay pasos complicados, duros, largos,…así que intentemos ser prudentes, dentro de lo cabe la prudencia en esta prueba.

2ª PARTE:
Ahora viene la parte crítica. Quizás me esté volviendo repetitivo, pero es que aquí se han pasado de la raya. Acabo de leer un artículo de Memphis, muy bueno. Yo voy a apuntillarlo algo más. Como bien dice él, esta carrera, por la distancia, el desnivel, el lugar por el que se desarrolla, se convierte en una experiencia personal, en una aventura como las de antes. Siempre he pensado que las ultras tienen dos partes, una, la carrera en sí y, otra, la planificación, la gestión de la carrera, gestionar qué llevar, qué comer, dónde dormir, etc, etc. Esto creo, que se ha perdido en su mayor parte…o en algunos casos en toda.
Me cago yo en la mayoría de los reglamentos!!! Vaya mierda. Si el próximo año mantienen el mismo, me planto allí con una moto de trail y les hago la carrera en 48 horas, cumpliendo el reglamento.
Pero tan difícil es hacer las cosas medianamente bien. Tan difícil es poner una baliza de seguimiento o gps al grupo de favoritos/as. Veréis, aquí casi todo dios recibió ayuda externa, ayudas de todo tipo y descaradas, especialmente en el grupo de cabeza, que fue el que más pude ver. Lógicamente si hay lagunas, resquicios en el reglamento, hay corredores que saben sacarles partido y es legal, pero para mí, no es ético, ni justo.
He rechazado recibir ayudas. Sólo la que facilita la organización. Sé que en esta carrera supone perder horas, sí, horas. Me importa un carajo. Va con mi forma de ver estas carreras. No sé, si hasta en cierto modo creo que he ganado el Tor!!! Coño, fuera ayudas. Sólo, única y exclusivamente en las bases de vida (y si me apuras ni ahí, que ya bastante pone la organización). El resto te lo gestionas tu solito. Fuera acompañamientos. No entiendo nada. Si te dedicas a este tipo de carreras, la soledad es tu compañera, o, con suerte, otro corredor/a. Siempre he creido que cuando nos inscribimos a este tipo de pruebas, uno de los objetivos es poner a prueba tus propios límites, sino el objetivo principal. Mi conciencia no queda tranquila si a esos límites que busco, les proporciona ayuda extra externa, entonces ya no son sólo mis límites, son los mios y los de alguien más, y no es lo mismo.  Pero es que aquí se han pasado de la raya con las ayudas y…algo más. Hubo corredores acompañados, no sólo durante un buen tramo de la prueba, sino prácticamente toda ella. Eso es mucha ayuda. Y no hablemos del material obligatorio. Estoy hasta los mismísimos….. que te “amenacen” con el material obligatorio y luego se lo salten por el forro de los cojones. Es descarado. Joder, tres controles sorpresa y problema resuelto.
Pero es que hubo una situación ya que colmó el vaso. Si vas corriendo, ves unas marcas que te indican por donde debes continuar, sigues esas marcas, pero luego no ves más, cuando es una carrera excelentemente marcada, la cosa te mosquea. Así que das la vuelta y…sorpresa. Las marcas que estaban indicando el camino por el que fuiste ya no estaban, sino en el de al lado. Y no es producto de la imaginación, ni del cansancio,... No diré nombres, aunque ya lo sabrán algunos, pero así fue la cosa. Para mear y no echar gota. Y esos tiempos de paso que hacen algunos/as más rápidos que Iker, bajándole su marca en más de una hora, no en unos minutos, no; en más de una hora…pero la gente que se piensa, que somos gilipollas.
Pero en qué coños se está convirtiendo esto. No sé si la organización (y demás organizaciones) tomará las medidas oportunas al respecto. No sé si esto sigue así, se acabará deteriorando. Lo que tengo claro es que la buena conciencia de los corredores está desapareciendo. La presión de los sponsors, el estatus, o lo que sea están contaminando estas carreras.
Como dice Memphis al final, ojalá las organizaciones se dieran cuenta de lo importante que es que las carreras sean iguales para todos (que es muy fácil hacerlo), ya que es parte del encanto de este tipo de pruebas, las hace especiales y así nos enfrentamos todos en igualdad de condiciones ante la montaña, desde el primero hasta el último.

19 comentarios:

  1. Enhorabuena Salva! Como bien dices somos unos currantes y me parece de muy capullo el hacer trikiñuelas. Vaya conciencia la de más de uno. No debería de poder dormir en años. Y los q se suben en coche y los acercan ya es para mear y no tirar gota.
    Nos vemos x alguna carrera. Bnit

    ResponderEliminar
  2. Pero que puto crack !!!
    Gracias por las termas ... menudos pivones jajaja

    ResponderEliminar
  3. Gran crónica Salva, esperemos que tomen carta en el asunto, y hagan los cambios necesarios, entonces tendrán todo más controlado y la gente podrá luchar de tu a tu sin problemas.
    Un saludo
    Kako

    ResponderEliminar
  4. primero enhorabuena!! un ejemplo en todas las facetas de este deporte y por mencionar cosas que no deberian formar parte de estas pruebas de resistencia..es una pena en loque se esta convirtiendo esto,ya que hay gente que juega con mucha ventaja faltando al respeto a los demas participantes,espectadores y organizacion,la cual deberia tomar medidas y controlar estos temas..todos deberiamos ser tratados igual,y nosotros mismos ser ocnscientes de ello y jugar limpio..yo no estaria orgulloso ni tranquilo haciendo esta clase de cosas..me gusta este deporte y sus valores,por lo sano que es y el ambiente entre todos los que toman la salida..me parece triste que se pierda esta esencia y siempre es por nuestra culpa..gracias por la cronica y por tus palabras contandonos esta increible aventura.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el carreron, supiste sobreponerte a los problemas y acabar una de las carreras mas duras que existen. Y del tema de las trampas en carrera esperemos que las organizaciones empiecen a tomar cartas en el asunto en esta y mas carreras antes de que todo esto se nos vaya de la manos.
    Salud y gas.

    ResponderEliminar
  6. Hola Salva, soy Roberto Montes, estuve este verano contigo y dos amigos tuyos por la zona del Valle del Marques, que nos encontramos corriendo, yo iba solo y amablemente me invitasteis a seguir un tramo con vosotros, gracias por enseñarme aquella zona.
    Felicidades por ese Tor que as terminado, eres un monstruo y un ejemplo a seguir, felicidades grande.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Salva por el carreron. Me quedo alucinado como te repusiste despues de dormir 8 o 9 horas.... me pasa a mi y me quedo mas duro que un palo!!! Segui la carrera en directo y temí lo peor en Coda. Increible la cabeza que tuviste para mantenerte tranquilo y probar al dia siguiente. Y luego fuiste como un puto tiro!!! Que carreron macho, me ha encantado la cronica y la forma en la que abordaste la carrera, parando cuando creias que tenias que hacerlo y el tiempo que creias necesario. Tambien me he reido un rato con lo de los fotografos.... como acojonan esos frontales nocturnos!!!! Parece que te va a pasar un peloton de gente y aprietas como una bestia....

    Lo del escandalo de las ayudas este año por lo que comentas y he oido ya en otros foros, ha debido ser de autentica traca. Lo de los tiempos estratosfericos de los italianos en algunos tramos como bien dices es reirse en la cara de la gente. Pero es que lo que hablas de cambiar el marcaje ya me parece de juzgado de guardia. Ya no es que te hagan trampas para ganar, es que juegan hasta con tu integridad mandandote por caminos que no forman parte de la carrera. Porque, si vas bien y te das cuenta, es un putadon pero no hay que lamentar grades daños. Pero, y si vas muy mal como es normal en esta animalada de carrera? Cuanto puede pasar hasta que te des cuenta? Que puta vergüenza.... El resto, lo que hablas de las ayudas y el material obligatorio, por desgracia se está convirtiendo en el pan nuestro de cada dia. LLevas la mochila a reventar porque te acojonan con la descalificacion del material obligatorio y luego no lo comprueba ni el tato. Al que le falta algo, lo pide y se lo dan. o si le sobra algo, lo deja. Ir acompañado de noche es una ventaja brutal. Esto en una carrera de 330 kilometros como bien dices se traduce en HORAS. Ayudas externas prohibidas ya con descalificaciones reales, no letra mojada en el papel del reglamento, es mi opinion tambien. En lo de las motos y coches ya no entro porque el robo es ya tan evidente que lo entiende todo el mundo.

    Lo dicho, carreron y a descansar, maquina!!! Ya seguiré por aqui el siguiente lio en el que te metas.... jejeje.

    ResponderEliminar
  8. Siempre he dicho que en estas carreras con llegar a la linea de meta ya era suficiente, pero coño, se supone que haces 330km a pata, no que te montas en una moto y haces la mitad y la otra mitad no la haces en moto porque sabe todo el mundo que eres un capullo y es imposible que ganes el Tor des Geants, que te lleve el material otro al lado, corriendo junto a tí, para eso corres en EEUU y ya resuelto, corre con las reglas de todo el mundo.

    Te pido Salva, que nunca cambies y que sigas afrontando las carreras con el espíritu que nos acostumbras a mostrar, porque ese mismo espíritu es el que tenemos todos los que vamos detrás en el pelotón, sufriendo como cabrones y llorando cuando llegamos a meta. Para mi, sería un completo mierda hacer trampas pero claro, yo corro contra mí, me engaño a mi mismo.

    Suerte en todos tus nuevos retos y estamos esperando leer tus palabras.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. Muy buena crónica cierto lo que dices de material obligatorio ni lo revisan, mas aun lo de los acompañantes que no debe ser permitido siempre he estado encontra de los pacer en los ultras cada quien debe cargar con lo suyo y arreglarselas solo, nadie ni los punteros deben tener ventaja sobre los demás, uno que es mas lento afronta la carrera solo finalmente es una prueba de resistencia y eso es lo que va probarse uno mismo, de antemano ya sabe uno de lo dura de la prueba y no deben buscarse ventajas para afrontarla porque sino se pierde la esencia de la carrera,felicitaciones eres un campeón he visto tus tiempos de descanso y ver cerca de nueve horas parado por tu rodilla mas tus descansos y el tiempo que te botaste realmente es de gente grande, saludos Salvador.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena crónica cierto lo que dices de material obligatorio ni lo revisan, mas aun lo de los acompañantes que no debe ser permitido siempre he estado encontra de los pacer en los ultras cada quien debe cargar con lo suyo y arreglarselas solo, nadie ni los punteros deben tener ventaja sobre los demás, uno que es mas lento afronta la carrera solo finalmente es una prueba de resistencia y eso es lo que va probarse uno mismo, de antemano ya sabe uno de lo dura de la prueba y no deben buscarse ventajas para afrontarla porque sino se pierde la esencia de la carrera,felicitaciones eres un campeón he visto tus tiempos de descanso y ver cerca de nueve horas parado por tu rodilla mas tus descansos y el tiempo que te botaste realmente es de gente grande, saludos Salvador.

    ResponderEliminar
  11. Me quedo con la primera parte para un futuro proyecto (gracias por hacernos partícipe de tus sensaciones y sitios clave) y con la segunda reflexión que te dignifica y te hace más grande. No cambies Salva ... el paso del tiempo te está dando la razón. Habrá un momento en que correremos carreras con principios y ética

    ResponderEliminar
  12. Grande, Salva! Por tú integridad, por tú ética y por tú voluntad a prueba de bombas. Gracias por inspirarnos con tus hazañas y por seguir siendo fiel a ti mismo y a tus principios! Sigue viviendo como hasta ahora!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Salva.

    Perdona las molestias, solo quería darte a conocer el Ultra Trail de Gredos, que en octubre del año que viene verá su primera edición. www.UltraTrailGredos.com

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Hola máquina, he escuchado tú comentario sobre las asistencias.
    ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO 100%.
    Siempre tendrá más mérito hacerlo como el resto de los humanos. De hecho debería ponerse en otra categoría, pero claro, con menos mérito.

    ResponderEliminar
  15. Hola Salva, enhorabuena por la carrera y por la c´ronica, a recuperarase para la siguiente carrera, que como bien dices dependerá de la organización

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena por tus carreras, que yo calificaría de hazañas.

    Te tengo por un gran corredor, pero sobre todo por una persona honesta consigo mismo y con los demás, una virtud que no debería faltar entre los que disfrutamos con este deporte.
    Completamente de acuerdo con tus palabras, sin ir mas lejos, esta primavera en una carrera de Madrid (cuyo nombre prefiero no montar), de cien kilómetros pude ver cómo muchos de los corredores de cabeza (yo entré en novena posición) eran acompañados por bicis de montaña en las cuales les llevaban agua, cortavientos y quién sabe qué material... Delante de mí, a pocos minutos entraron tres corredores que atajaron a falta de ocho kilómetros para meta; ingenuo de mí les advertí a gritos de su error, pero luego me di cuenta de que no era más que un grupo de tramposos viendo como se alejaban las luces de sus frontales en la oscuridad. Y así tantas anécdotas lamentables....

    Pero lo que supera todo es que haya gente que modifique o elimine parte del marcaje, más en una carrera de estas características en las que se corren tantos riesgos. Deberían encarcelarles por sinvergüenzas que con sus actos pueden ocasionar un grave accidente.

    Ánimo Salva, a seguir así como persona y corredor!

    ResponderEliminar