21 feb. 2018

DEPORTE NACIONAL: LA ESTUPIDEZ HUMANA (IN CRESCENDO)


La historia se repite (León, tierra de cazurros)
O también de hidalgos, como los del Lazarillo de Tormes, los que hacen muchas promesas que luego no cumplen o aún peor, que se creen hidalgos, un buen título nobiliario, pero no tienen donde caerse muertos (o qué comer como el hidalgo del Lazarillo, aunque ahora no sueltan la escusa del hidalgo de que para vivir mucho hay que comer poco;… algunos vivirían eternamente; ahora son más “guays”, no se ponen aguamanos ni espadas en el talabarte, ahora van con sus motos y 4x4 de mierda), pero eso sí, cualquiera que les vea no pueden sospechar eso, ante todo las apariencias, y en eso somos los mejores. Aquí muchos se creen “el marqués de Babia”, “el conde de Valdeón” o “el duque del Bierzo”,…
Qué, algunos empezaréis a pensar, ¿de qué coños está hablando este tío o por dónde van los tiros? Tendré que consultarlo en mi blog, pero creo que fue el año pasado ya escribí algo al respecto y por eso digo que la historia se repite, pero con nocturnidad y alevosía. Otra vez vuelve el deporte nacional: La estupidez humana, el daño por diversión. Me pregunto si en otras provincias ocurre lo mismo. Me imagino que alguno habrá. Pero, ¿llegarán al nivel que tenemos aquí? Lo dudo.
Todos los inviernos la historia se repite, cada vez hay más tontos,…cuando un tonto sigue una linde, la linde se acaba y el tonto sigue. Este año ha nevado más que otros años y, como las setas, han germinado más tontos. No subidos en Rocinantes, sino más bien en Rucios en forma de Yamahas, Hondas, Range Rovers, Suzukis,…(con todos los respetos para el pobre Rucio). No tengo nada en contra de motos, 4x4, quads,…siempre y cuando no se extralimiten, vayan como deben ir y no  pasen a hacer el ganso. Pero parece ser que vehículo todo terreno y educación son incompatibles. Si, si, hay excepciones y yo me he encontrado con ellas estos días, pero son excepciones. Lo que he visto son una mayoría destrozando caminos y campos. Y qué curioso, parece que sólo aparecen cuando nieva, como los caracoles cuando sale el sol, pero estos al revés. Mira que llevo años y años entrenando por estos montes y he hecho miles de kilómetros y me conozco hasta las piedras, pero estos tontos sólo aparecen cuando nieva o llueve, justo cuando más pueden joder los caminos y no, no van tranquilos, disfrutando del paisaje,…sino escarbando y derrapando,…hay caminos que tienen ya más carriles que la M30. Os aseguro que cuando entreno a finales de primavera, verano o el otoño no veo prácticamente a ninguno, se me hace muy raro ver a alguno,  pero amigo, cuando nieva, la cosa cambia.
Lo que muchos de estos tontos no saben es muchos de esos caminos son usados por agricultores o ganaderos. En mi pueblo, para ir a buscar la leña al monte hay que subir por caminos con cierta inclinación, que gracias a estos “rucios” quedan imposibles de transitar, por lo que hay que arreglarlos, al igual que en otros muchos sitios.
Como “curiosidades”, dos ejemplos. Algunos “simpáticos” 4x4 (cuidadín con la broma del Angliru:16J) estuvieron derrapando en el campo de fútbol de Boñar (independientemente que a mí el fútbol me la refanfinfla), dejándolo inservible, lo que no es de recibo. Os podría mostrar muchas fotos, pero os voy a dejar un video:
En este video se ven a los “rucios” pasando por un faedo.  Este video, con una carta, ha sido enviado a Medio Ambiente,…largaaaa es la esperaaaa.. habrá que enviársela a Evole!!!
Y ¿qué hacen nuestros políticos? Se me acaba de atragantar un cacahuete. Pues esto es a lo que hace alusión el titular del artículo.
Y para el que quiera saber más les dejo este otro artículo de mi querido León y sus administraciones, lo mucho que “trabajan” por nosotros:
León (casi) desaparece del mapa
Hartazgo de errores. Busdongo en Burgos, Arbas del Puerto en Asturias, el puente Fernández Casado de la AP-66 como icono del Principado, las Médulas en Asturias, Valdeón en Cantabria (adjunto foto),....etc, etc

     ... Y a la gente de León, castellana. La proliferación de errores con la geografía y el territorio leonés se han disparado y disparatado. Muchas voces dicen que no es casualidad..
  • León (casi) desaparece del mapa -
Como si León hubiera desaparecido del mapa. O casi. Lo que empezó en una larga y cansada polémica por la apropiación que hace Asturias de Picos de Europa cuando se trata de territorios leoneses, se ha extendido como un sarpullido.
La frontera entre Asturias y León ya no es el Negrón, donde están los carteles oficiales. El puente Fernández Casado, en la AP-66, se ha convertido en un símbolo del Principado y se usó estos días para ilustrar la información de la Asturias helada. La AP-66, entre León y Campomanes, es llamada autopista del Huerna y la comunicación de Asturias no es con León sino con la Meseta. «Es como si dijéramos que León tiene rotas las comunicaciones con el mar», alega Fernando Cano Población, un boñarense que lleva años ‘coleccionando’ postales con paisajes leoneses que aparecen situados en Asturias.
Está indignado. Los ha repartido a políticos leonesistas de unas y otras siglas, al servicio de Turismo de la Diputación. Pero nada... De la letra impresa se ha pasado a los rótulos de los telediarios, especialmente en la información meteorológica, y a la ausencia en las aplicaciones de localización. Los días de nieve, que atraen como imanes a las montañas a las teles, han situado a Arbas del Puerto y Busdongo, dos pueblos leoneses separados por 3,9 kilómetros de distancia, del municipio de Villamanín, a más de 200 kilómetros, al ubicar al primero en Asturias y el segundo nada menos que en Burgos.
«Tanta confusión no es gratuita ni casual», asegura Alicia Valmaseda. El problema, añade, es que «ningún político defiende la territorialidad leonesa y se puede decir impunemente cualquier cosa». O dicho, gráficamente, «cuando un león está herido todo el mundo le da zarpazos», concluye la coordinadora de ComunidadLeonesa.Es.
Es otra de las ciudadanas que no se cansa de escribir y hacer pedagogía con el territorio leonés. Con poco éxito. La última carta la remitió a Televisión Española tras argumentar la cadena pública que llamar castellanos a los leoneses es una «técnica narrativa». «No nos encontramos ante una equivocación sino ante una manipulación consciente y programada cuyos motivos no alcanzamos a comprender», afirma en la misiva.
«León existe», recalca. Para quienes lo ignoran, recuerda que el segundo cuartel del escudo de España está ocupado por un león. «El problema es que León no ruge», sentencia.
«Geográficamente, León no es difícil de identificar, pero hay cosas que han calado en el argot y son imposibles de desmontar», señala José Cortizo, director del Departamento de Geografía de la Universidad de León. Pone como ejemplo, la acepción «cornisa cantábrica», tan usual, «es un abstracto, geográficamente no tiene sentido y ahí lo tenemos», añade. La banalización y la falta de preocupación por contrastar la información son algunas de las razones que arguye el profesor de Geografía de la Universidad de León, José Cortizo, para explicar las meteduras de pata con el territorio leonés y otras muchas que ha detectado a lo largo del tiempo. Los mapas de la información meteorológica son otro ejemplo de imprecisión y falta de rigor en la era de los satélites. «León ya ni aparece y Pamplona lo sitúan al lado de Valladolid», indica.
Apunta el profesor a razones más altas. La desidia de la administración y en particular de la Junta de Castilla y León que en sus propias guías adolece del rigor debido. Poner a Picos de Europa en la zona de La Magdalena o seguir sin señalizar las reservas de la Biosfera o parques naturales de León mientras el Principado de Asturias se adelanta y coloca una señal al Parque de Somiedo en la salida de la AP-66 por Villablino, como ocurre desde noviembre, son ejemplos palmarios.
«Si no señalizamos, informamos, no valoramos lo suficiente. Hoy día ya no vale aquel dicho de que el buen paño en el arca se vende y además hay que darle un valor de cara a la población que reside en estas ‘reservas’», subraya.
El procurador leonesista Luis Mariano Santos ha recogido el guante de la reivindicación lanzada desde la Asociación Montaña de Babia y Luna para que se señalicen estos espacios. «Que se anuncie una reserva asturiana en la salida que es también el acceso a las reservas de Babia, Alto Bernesga y los Argüellos y Omaña-Luna debería avergonzar a los gobernantes y a todos los leoneses», asegura el portavoz de la asociación, que tiene intención de hacer una acción reivindicativa (yo esto lo dudo mucho de estos políticos, incluidos los políticos leonesistas,…y a la historia me remito)
La falta de señalización es «pérdida de PIB y abandono de los pueblos» y se suma a otras carencias como la ausencia total de las reservas y parques leoneses en aplicaciones de uso corriente como Google Maps y Apple Maps, denuncia la misma asociación.
En definitiva, hace más difusión un hostelero de Huergas de Babia, Pepe Moriscal, con las fotos que publica a diario en Facebook que todas las administraciones juntas, que hasta «se resisten a señalizar la carretera autonómica de San Emiliano a Pinos» o miran para otro lado en el alto de la Farrapona mientras Asturias la tiene niquelada y con todo tipo de servicios.
Luis Mariano Santos suma a la lista de errores comunes con lo leonés que la Denominación de Origen de los vinos Tierra de León sea atribuida muchas veces a Valladolid y a Sahagún, indubitada villa terracampina, sea identificada con la estepa castellana.
Para el político leonesista el desaguisado es fruto de los 35 años que «llevamos ninguneados y perdiendo identidad» por la política de la Junta de Castilla y León. «Es una forma perfectamente estudiada por los diferentes gobiernos del PP para que León pierda su identidad porque es lo único que les impide crear esa identidad artificial de lo ‘castellanoleonés’», apostilla.
Añade Santos un factor económico «sangrante» en el caso de Picos de Europa. «Durante muchos años se ha desviado la entrada de visitantes por Asturias o Cantabria y se ha desarrollado Potes y Cangas, y de la parte de León nadie gastó un duro pese a que es la que más población y territorio tiene», concluye. La UPL (ya veremos) prepara un protocolo para que las instituciones de León para evitar el desastre. Que León desaparezca del mapa definitivamente.
Nunc est bibendum
Somos la capital gastronómica de España,…¡¡¡qué bien!!!
El futuro ya está aquí y tenía razón aquel replicante de Blade Runner: estamos viendo cosas que no creeríais. Muchos jamás imaginamos que llegaría el día en que alguna ciudad pudiera vanagloriarse por tener más bares por habitante que ninguna otra. León sí. León ensalza tal hazaña en el vídeo promocional de la capitalidad gastronómica. Con un par (de copas). «¿A quién no sorprende y maravilla/ esta máquina insigne, esta riqueza?», por citar otro clásico.

Este año que apenas arrancó nos augura hartazgos de ditirambos cárnicos, y, tal vez, alguno piscícola. A la inefable expresión «desafío soberanista» le sucederá, bien que localmente, la no menos admirable «buen yantar» y todas sus variantes, castizas, casposas y mediopensionistas. Lo pícnico se impone como forma de pensamiento y como forma de panzamiento.

Con el ánimo puesto en superar a Huelva o a Burgos –asequible intención pues antes pocos oyeron hablar de tan nutritivas plazas– nuestro ordoñudo ayuntamiento saca tripa a la mínima oportunidad aludiendo a la gran unanimidad y aplauso social y hasta ciudadano que la rolliza efeméride ha despertado en el otrora lánguido y escéptico leonés, churro o merino. A algunos las unanimidades no solo nos amedrentan, sino que nos dan que temer: «Y el que dijere lo contrario, miente», sigue aquel.

Todo esto de la capitalidad culinaria suena conocido y cocido. Suena a la capitalidad de la literatura infantil, con aquel despliegue de carpas, citas ineludibles y eventos esfumados como humo de papel de periódico. Suena a la ciudad literaria, al milenarismo romano o medievalizante, a la coña parlamentaria o a la farsa copona… a una ciudad instalada en un quiero y no puedo por inventarse ceremonias y acontecimientos cada año, a ver si uno cuela, que no es el caso. Suena e indigesta bastante. Porque la procesión de Gargantúa ha comenzado con su abundamiento de trajeadas comitivas y sonrisillas acecinadas paradas donde hubiere cámara con flash, sus arengas a dos carrillos, sus folletos de mucha guarnición y colorante, sus quiosquetes y burladeros de sobremesa y su pizpireta mascotilla grotesca (ese canuto de papel higiénico con cucharón…).

Y acabo por barruntar (los de poco comer somos de recelar) que el fiesteo tragaldabas acabará por aprovechar a los de siempre. Esos que tienen ronda cara y a la hora de pagar van al lavabo. Dicen que decía Rabelais, que de pantagrueles sabía algo: «deudas y mentiras andan, de ordinario, barajadas juntas». Y en este motor inmóvil de España que es Región (sea en homenaje no tanto a Benet como a don Tomás Hoyas), a León, ciudad empeñada donde las haya, le ha tocado ser capital de mentirijillas, solo de las cosas de comer, con las que por supuesto que se juega. Casi no ha empezado el festín y ya da pesadez de estómago. Se anhela esa siesta del final, estrambote en que, incontinente, «fuese y no hubo nada».
Ah, y también somos la cuna del parlamentarismo
Hace 830 años, en la primavera de 1188, en el claustro de la Basílica de San Isidoro de León, durante el reinado de Alfonso IX, se celebraron las primeras Cortes, reconocidas por la Unesco como «cuna del parlamentarismo»
Vamos, que el 23 de enero hicimos venir al mismísimo Rajoy a que rectificara de sus declaraciones (había dicho que la cuna fue Inglaterra,… pero qué se habrán creído esos ingleses…). Es que los leoneses somos muuuu malos cuando nos enfadamos.
Pues sí, todo esto ha creado miles de puestos de trabajo,…ah que no, que me he equivocado de provincia, que somos la segunda provincia de España que más población ha perdido. No me lo puedo creer, pero si tenemos la mejor comida del mundo mundial y somos la cuna casi, casi de la democracia (malditos griegos…y chorizos ingleses)
En fin, a León, nos pasa como a muchos países de Africa o de Sudamérica. Somos una tierra rica y fértil, con una biodiversidad única, pero en manos de incompetentes o lameculos. Se cierran las minas de carbón, pero se podrían aprovechar para extraer lo que llaman el material del futuro, el grafeno. Vamos hombre, ni hablar que igual se nos independizan estos cazurros. Y además os vamos a quitar la mayor parte del agua que tenéis, que tenéis mucha y sois pocos. Así que se han puesto a hacer un agujero en Pajares (León) y este ha sido el resultado:
Pérdida actual de agua por la variante de Pajares:
- 300 litros por segundo.
- 1.080.000 litros por hora.
- 25.920.000 litros al día.
- 9.460.800.000 litros al año. (!!!!!!!!)
Para los de letras como yo que no sabemos ni leer ese último número, una imagen gráfica: una botella de litro y medio de agua mide unos diez centímetros de base, diez botellas harían un metro y 10000 botellas un kilómetro.
Cada día se pierde una fila de botellas de agua de 1728 Km, prácticamente de Gijón a Cádiz ida y vuelta.
CADA DÍA.
La obra lleva, inacabada, 17 años.
Por cierto, y esto es completamente cierto (valga la redundancia), no sé cómo se llama el alcalde de León; sé que le llaman “risitas”, quizás sea por eso que estamos como estamos.
Es posible que haya una segunda parte, sino aplican alguna ley de esas que sacan, cuando alguien les toca las partes nobles, y termine en Mansilla (para los que no lo sepan, es la cárcel de León).
Por cierto, ¿alguien podría decirle a los periodistas que lo del frío polar y la nieve se llama INVIERNO y que estamos en FEBRERO?. Gracias.
Eso es todo amigos, voy a seguir escuchando al Reno Renardo.

3 comentarios:

  1. Salva, se puede decir mas alto, pero no mas claro. Cuando se quieran tomar medidas será tarde (como casi siempre), Un abrazo. Luis Angel

    ResponderEliminar
  2. Hola Salva, te había seguido por tus hazañas deportivas que han servido de inspiración a este humilde aficionado en eso del trotar por la montaña (en mi exilio madrileño, como tantos cazurros); pero ahora, por casualidad, te descubro como concienciado leonesista y me gusta más que tus exitos con la zapatilla. Me ha sorprendido gratamente descubrir estos artículos en tu blog y te animo a continuar. Qué pena da León viéndolo desde la diáspora. Qué pena damos los leoneses.....un abrazo Salva y ánimo!!!

    ResponderEliminar
  3. P.d.: estoy hasta el "peo" de asturianos brabucones y falampos que se dedican sin rubor a robarnos todo aquello que merece la pena, como bien señalas en tu artículo. Yo es que cada vez que les escucho lo de: "del puerto para allá tierra conquistada", se me abren las carnes y se me hincha la vena. Por donde te muevas por madrid, te encuentras el cartelito publicitario con la frasecita de marras "asturias paraíso natural, "vuelve al paraíso". Saben venderse y León ni sabe, ni quieren.

    ResponderEliminar