5 feb. 2010

Corriendo entre el silencio

Las propuestas de utilización de la nieve como recurso comienzan a aparecer en la zona de la montaña de Riaño y Picos de Europa sin que el objetivo final al que todo el mundo parece mirar, la estación de San Glorio, haya dejado de ser todavía algo más que titulares de prensa. Poco a poco se comienzan a dar pasos sencillos, pero firmes y evaluables, en la explotación de la nieve natural. El movimiento de público y la expectación generada durante el pasado fin de semana en el valle de Valdeón así lo corroboran de forma objetiva, multiplicándose su interés si se tiene en cuenta la escasa inversión realizada: los premios, la promoción y la organización. Uno de los aspectos que caracterizó la carrera de ayer en fue el alto nivel de los participantes, quienes coincidieron sin reparos en exaltar la belleza de la prueba.

El valle de Valdeón vivió durante el día de ayer una intensa jornada en torno a la nieve, tanto para los 22 participantes que se dieron cita en la salida, como para el numeroso público que acudió a seguir la primera carrera de raquetas de nieve en Valdeón en torno a los controles de más fácil acceso o desde donde se podía divisar a los participantes con prismáticos.

La meteorología también se alió con la organización durante el día de ayer, pocas horas después de que cesara un temporal de viento y lluvia que afectó la zona leonesa de Picos durante los tres días anteriores y que alteró bastante la calidad de la nieve.

Más de la mitad de los participantes provenían de fuera de la montaña, principalmente de León y de Asturias, registrándose un alto nivel competitivo, como quedó reflejado en las marcas realizadas por los corredores de los primeros puestos y en el hecho de que sólo se produjeran tres abandonos, pese a la dureza de la prueba.

La salida se dio a las once de la mañana en Santa Marina, teniendo que pasar los corredores cinco controles entre los casi quince kilómetros de distancia y 750 metros de desnivel que los participantes tuvieron que superar antes de llegar a la meta. El primero de los controles estaba situado en el alto de Pandetrave, que se convirtió en el punto estratégico para seguir durante más tiempo el discurrir de una carrera que, desde el principio hasta el final, estuvo encabezada por Salvador Calvo, quien se mostró intratable y fuera del alcance de sus rivales

Los ganadores en categoría masculina fueron, Salvador Calvo, de León, quien con una marca de 2 horas y 50 minutos se llevó los 300 euros en material deportivo; a un minuto llegó Justo Fernández, de Valencia de don Juan, quien se adjudicó el fin de semana para dos personas en Valdeón y con 2.59 horas llegó a la meta, entre el clamor de sus vecinos, el primer concursante local, Sergio Sadia, de Prada de Valdeón quien recibió su merecido lote de productos locales. En categoría femenina el primer premio recayó sobre la única concursante, Sol González, habilitándose a última hora un premio especial para el joven Gonzalo Valbuena, de Los Llanos de Valdeón, quien con a penas doce años logró completar la prueba, recibiendo otro lote de productos locales.

El alcalde de Posada y artífice de la iniciativa, Mariano Rojo, manifestó su satisfacción tanto por el discurrir de la prueba como por gran aceptación de la misma expresada por el público y los participantes. Larry Corresponsal/Posada

No hay comentarios:

Publicar un comentario